Blogia
Campamento Virtual

Mensaje de mi Tierra 17

Mensaje de mi Tierra 17

En mi mensaje anterior, he empezado a hablarte de los modos de utilizar la energía solar, sin costo y sin contaminación, en vez de gastar en fuentes de energías de costo creciente y contaminantes.

Existen muchas maneras de hacerlo: desde lo más sencillo, que consiste en calentar agua al sol, hasta grandes centrales térmicas que abastecen de electricidad extensas zonas. En esta correspondencia me limitaré a algunos ejemplos sencillos.

Para calentar agua

-Elegir un lugar de la casa, bien expuesto al sol y protegido del viento. Llenar de agua varias botellas de vidrio o de plástico, pintadas de negro o cubiertas de un plástico negro, y dejarlas al sol. La temperatura que alcanza el agua es suficiente para lavar la vajilla; para cocer alimentos, completar con gas o leña.

-Hacer un armario solar: se logra un mejor rendimiento colocando las botellas en un pequeño armario, pintado de negro, con puerta de vidrio, que se expone al sol, para aprovechar el efecto invernadero, del cual te he hablado en mi mensaje 16. Un rendimiento todavía mejor se consigue añadiendo a la fachada o al techo de vidrio dos latas brillantes que se abren de tal manera que el sol se refleja en el vidrio y aumenta su fuerza. Así el agua se calienta más rápido y a mayor temperatura.

- Utilizar Colectores planos. En varios países, como Israel y Japón, se ha generalizado un tipo de calentadores solares de agua que funciona con sol o con resolana. Constan de un módulo de calentamiento del agua, aplicando el efecto invernadero, y de un estanque aislado de almacenamiento. Se conecta la llave de entrada del agua a la instalación de agua potable y la llave de salida a la entrada del cálefon de gas, el cual se prende o no, según la temperatura que se necesita alcanzar.

Para calentar la casa

Hacer un muro "Trombe"-del nombre de su inventor- en la cara de la casa más expuesta al sol. Tiene que tener 15 centímetros de espesor si es de concreto y 20 si es de ladrillos. Se deja rugosa y pintada de negro la cara expuesta al sol. A siete centímetros del muro, lado sol, se coloca un vidrio. Tiene que quedar hermético. El muro tiene que tener una rendija de no más de quince centímetros arriba y otra abajo, para que el aire circule entre el muro y el vidrio. Ahora veamos como funciona: por el efecto invernadero, el sol calienta el aire que se encuentra entre el muro y el vidrio; el aire caliente sube y pasa a la casa; al subir deja lugar al aire más frío que está abajo, el cual se calienta y sube. Así se produce un movimiento suave de aire dentro de la casa y la temperatura de ésta se eleva. Por otra parte el muro se ha pintado de negro, para que absorba calor, la que devolverá al aire de la casa cuando el sol ya se haya ido. Para evitar la deperdición de calor hacia afuera cuando baja la temperatura exterior, puedes añadir placas exteriores aislantes, que se fijan delante del muro y se cierran cuando se va el sol.

Ya ves, con medios bastante sencillos se puede ahorrar mucho y además, sin contaminar el aire .

Tu amiga la Tierra

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres